Entrevista a Alberto Costas. Instructor de Pilates

alberto costas

Alberto Costas es instructor de Pilates. Próximamente colaborará con nosotras en la delegación que tenemos en Badalona, ​​así como también en nuestro boletín digital ONCO, en el apartado de CÁNCER Y EJERCICIO con ejercicios para pacientes oncológicos y hematológicos que se puedan hacer desde casa.

Queremos que lo conozcáis, y para ello le hacemos esta entrevista con la finalidad de conocer un poco más esta disciplina y su relación con el estado físico y mental de toda persona que quiera mejorar su bienestar; y en nuestro caso concreto en los pacientes y sobrevivientes de cáncer.

Alberto, como fue que te interesaste por el método PILATES?

Fue a partir de mi propia experiencia personal, hace 6 años que me dedico de manera profesional a la promoción de la práctica de la actividad física como medio para mejorar la calidad de vida de las personas. Después de muchos años ejerciendo trabajos que requerían pasar muchas horas sentado delante de un ordenador, reuniones de empresa, viajes y el estrés que ello conlleva, mi columna vertebral me dio un aviso y decidí parar, darme un descanso y pensar.

Lo que en un principio iban a ser unas vacaciones se convirtieron en 2 años de formación como Técnico superior de actividades físicas y deportivas. En mis primeras experiencias en este campo tuve la oportunidad de conocer a profesionales del método Pilates y experimentar los beneficios en mi propio cuerpo, lo que a corto plazo debía ser una operación de cirugía la evité gracias a la práctica y estudio del método Pilates.

Cuéntanos un poco la historia de esta disciplina: ¿Quién fue Joseph Pilates y cómo surgió este método?

H. Pilates fue un niño enfermizo, lo que le llevó a estudiar el cuerpo humano y la manera de fortalecerlo mediante el ejercicio. De este modo, con el tiempo llegó a ser un gran atleta. Trabajando como enfermero, desarrolló una metodología para mejorar el estado de salud de personas convalecientes mediante el ejercicio físico. Con el tiempo desarrollaría un gran número de ejercicios para ser practicados simplemente en el suelo, sobre un colchón así como otros utilizando poleas y cuerdas para ejercitar los músculos, lo que fue el origen de algunos de sus posteriores aparatos (reformador, trapecio, silla y barril).

En 1926 montó su primer estudio de Pilates haciéndose popular porque su método ayudaba a los bailarines a mejorar su técnica y recuperarse de las frecuentes lesiones derivadas del entrenamiento intensivo. Su método basado en principios básicos sobre salud y ejercicio físico es referente hoy en día por profesionales del deporte, fisioterapeutas, osteópatas, etc.

Beneficios que aporta en general el Método Pilates?, por ejemplo: dicen que es un método muy versátil capaz de adaptarse a cada persona ya sus diferentes objetivos.

Sí, efectivamente Pilates es un método que lo pueden practicar todas las personas independientemente de su condición física, ya que los ejercicios que se realizan pueden ser adaptados, dependiendo del objetivo y las características de quien lo practica. Pilates está basado en unos principios fundamentales como son la respiración, la activación de la parte central del cuerpo, el control postural, etc., que directamente afectan de manera positiva en nuestro cuerpo. La vertiente terapéutica del método Pilates es en la que me estoy especializando a través de formación constante en escuelas internacionales, asistiendo a seminarios de Pilates o clases magistrales. Cada persona tiene un cuerpo y un ritmo de aprendizaje diferente por eso cada caso requiere un entrenamiento específico para obtener el máximo beneficio de este método.

A las personas que han sufrido un cáncer se les recomienda evitar la inactividad y volver, tan pronto como sea posible, en la práctica de la actividad física después de la operación. A pesar de que, aunque estén en tratamiento de quimioterapia o radioterapia. Porque hay que hacer ejercicio después de una operación de cáncer?

Una vez están curadas las posibles cicatrices y las defensas controladas las personas que hayan pasado por esta situación necesitan incorporarse a su vida cotidiana y en algunos casos recuperar la autoestima y la confianza en sí mismas. La fatiga, la amplitud de movimiento o el miedo a movilizar zonas doloridas pueden provocar que quien haya sufrido un cáncer sienta timidez a la hora de practicar alguna actividad. La práctica de una actividad física como en este caso Pilates en términos psicológicos, disminuye la tensión, la sensación de fatiga, el dolor y refuerza la concentración y el control sobre el mismo cuerpo a las personas que lo practican, y por tanto mejora no sólo su capacidad física sino también la autoestima.

Qué beneficios aporta el Método Pilates tras una intervención de cáncer?

El método Pilates en general ayuda a tonificar la musculatura, su práctica aporta mayor flexibilidad, destreza, agilidad y coordinación de movimientos, fortalece la parte central del cuerpo, corrige y mejora la postura consiguiendo una figura más estilizada, aumenta la elasticidad y reduce el nivel de estrés. Es importante que, el programa de Pilates, tras una intervención de cáncer se desarrolle de manera lenta y los ejercicios sean seguros. La práctica constante de Pilates puede ayudar a la persona a ganar confianza y recuperar la sintonía con su propio cuerpo. El bienestar que aporta este método hace que siempre que se practique bajo supervisión profesional aporte numerosos beneficios y es una muy buena manera de practicar una actividad.

M. Teresa Mariano

Voluntaria PICAM en el Área de Comunicación

Editar: Prevenció i Informació Càncer Molins

“Artículo propiedad de PICAM. Prohibida su reproducción, tanto de texto como de imagen, sin consentimiento de la Asociación Prevenció i Informació Càncer Molins “.