Entrevistamos al Dr. Jaume Masià

Prof J Masia pictureCon motivo de la segunda jornada participativa “Entre Nosaltres” que tendrá lugar el 22 de abril, organizada por el Hospital de la Santa Creu y Sant Pau, hemos tenido el honor de que el Dr. Masià nos concediera dos entrevistas, la primera que encontrarás, es sobre el Linfedema y las nuevas técnicas quirúrgicas repadores y, la segunda sobre la Reconstrucción Mamaria.

Relacionado con la temática del cáncer y dada la preocupación de PICAM en la mejora del estado anímico de las pacientes afectadas de cáncer de mama; ya que estamos convencidas de que sentirse mejor con uno mismo, como es tener una autoestima normalizada, ayuda a afrontar mejor una enfermedad como el cáncer.

Por lo tanto, agradecemos mucho que el Dr. Jaume Masià nos haya concedido entrevistarlo; lleva más de 20 años dedicado a la reconstrucción mamaria utilizando las técnicas más avanzadas. Es un punto de referencia no sólo para pacientes que han sufrido cáncer de mama, sino también para muchos cirujanos plásticos españoles y de otros países que se interesan por este tipo de cirugía.

De su currículum, que es muy intenso, destacamos que es Director del Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora, Hospital de la Santa Creu y Sant Pau, Profesor del Departamento de Cirugía de la Facultad de Medicina, Universidad Autónoma de Barcelona y Director de la Unidad de Reconstrucción Mamaria Avanzada y de Microcirugía de la Clínica Planas. Además, a sido presidente de SECPRE (SOCIEDAD ESPAÑOLA DE CIRUGÍA PLÁSTICA REPARADORA Y ESTÉTICA) entre los años 2011 y 2014.

El Linfedema y las nuevas técnicas quirúrgicas reparadoras.

La realidad es que la tasa de mortalidad por cáncer de mama disminuye anualmente un 2,6% cada año (dato muy positivo); pero hay entre un 9 y un 40%, de mujeres que desarrollan linfedema, porcentaje que se mantiene estable a pesar del aumento de la esperanza de vida. Por ello, creemos que es importante la técnica que usted y su equipo han desarrollado para tratar el linfedema.

Picam: Hay mujeres que después de extirparles los ganglios de la axila se les inflama mucho el brazo y tienen dolor, con acumulación de líquido, es lo que se llama linfedema. ¿Cuál es su causa exactamente?

Dr. Masià: La causa de linfedema secundario es sencilla, es cuando se produce una obstrucción del drenaje del sistema linfático dificultando la circulación de la linfa, provocando un aumento de volumen del brazo que se conoce por Linfedema.

En el cáncer de mama puede suceder esta inflamación porque sacamos los ganglios linfáticos de la axila o el ganglio centinela, que conecta el sistema del brazo con el resto del cuerpo, es decir, sacando un solo ganglio podemos provocar linfedema.

Picam: El linfedema una de las secuelas más molestas para las mujeres operadas de cáncer de mama, ¿porque? ¿cómo afecta esto en su calidad de vida?

Dr. Masià: Sin duda el linfedema es la secuela más invalidante del tratamiento del cáncer de mama. Todo el mundo conoce el significado de la mastectomía, de la pérdida del pecho y las deformaciones secundarias a la cirugía conservadora de mama o del efecto de la radioterapia en la piel, pero el linfedema es algo más, no es sólo una secuela física del contorno corporal o, incluso se podría decir que es estética, sino que es un defecto funcional que hace que con el paso del tiempo la paciente pueda tener dificultad en la movilidad del brazo y los volúmenes pueden llegar hasta límites insospechados y, parte, es un déficit del sistema inmunitario, por el que la paciente tiene un mayor riesgo de sufrir infecciones como linfangitis que empeoran su situación.

Picam: Usted y su equipo han desarrollado una técnica innovadora que permite tratar el linfedema ¿en qué consiste?

Dr. Masià: Nosotros lo que hemos hecho, ha sido realmente optimizar una serie de técnicas que estaban ya iniciadas en otras partes del mundo para poder adaptar la técnica más adecuada al contexto individual de cada paciente, es decir, no hay una sola técnica que pueda solucionar todos los casos de Linfedema, sino que hay que conocer el sistema linfático de cada paciente: como es y como está afectado después del cáncer de mama y, entonces, conociendo bien cuál es el defecto, aplicar una o varias técnicas para lograr el resultado más óptimo. Este es el concepto más importante que hemos aplicado para tratar a muchísimas pacientes, además de desarrollar sistemas de análisis preoperatorio para una mejor intervención individual. Pero principalmente ha sido adaptar y buscar la mejor técnica para cada una de las pacientes, individualmente.

Imagen1Imagen2Picam: ¿Entonces, estamos hablando de una cirugía personalizada?

Dr. Masià: Sí, y este es un ejemplo de lo que es la medicina personalizada. El porqué es: primero, cada persona tiene un sistema linfático diferente, lo que quiere decir que la cirugía que hacemos del cáncer de mama va a afectar de una manera también particular, por tanto, lo que hay que hacer también, es buscar la técnica óptima para mejorar o para solucionar el problema que hemos generado en esta persona.

 Y por este motivo, hay personas que no desarrollan linfedema en toda su vida y otros al cabo de un año ya lo hacen. Es decir, dependerá de cómo de generosa sea nuestra genética. Hay gente que tiene un patrón de canales linfáticos escaso y ante la menor agresión que sufre el sistema linfático desarrollan linfedema; en cambio, la gente que tiene un patrón abundante de canales linfáticos en la parte dorsal superior, le pueden sacar 22 ganglios y hacerle radioterapia y no generará linfedema. Esto que parece tan lógico y sencillo, hasta hace muy poco tiempo nadie lo tenía en cuenta, ni llegamos a tener conciencia de ello. Esta ha sido una de las aportaciones que hemos hecho nosotros en el tratamiento del linfedema

Picam: Pero, antes de operar a una persona de cáncer de mama se puede potenciar que hayan más canales o es algo genético?

Dr. Masià: Esto es en un sentido, lo que nos gustaría: poder preparar la persona para que no tuviera linfedema, potenciando sus canales linfáticos. Desafortunadamente, no es así exactamente. Cada uno, tenemos la distribución de los canales linfáticos del sistema linfático de cuando nos formamos en el seno materno y nos desarrollamos. Hay gente que tiene un patrón más generoso con más canales y otra más restrictivo y otra está en el medio de ambos.

Actualmente, estamos llevando a cabo unos estudios, que muestran que hay sobre un 22% de la población que tiene un patrón muy restrictivo, y que por tanto quitándole un solo ganglio, dos o el centinela pueden desarrollar linfedema. Pero, lo que no podemos es potenciar o crear suficientes canales linfáticos para evitar el posterior linfedema.

Picam: ¿Cuáles son las secuelas que se pueden esperar de este tipo de intervención que ustedes han desarrollado?

Dr. Masià: Las secuelas son mínimas. Un tipo de intervención es la anastomosis Linfático-venosas. Consiste en derivar el sistema linfático obstruido el sistema venoso mediante unas uniones entre los canales linfáticos superficiales y las venas, facilitando el retorno de la linfa a la sangre. Lo peor que podría pasar es que no encontrásemos canales activos y que no se pudiera reparar. Entonces se quedaría como estaba.

La otra técnica es la transferencia ganglionar, que es una cirugía que consiste en coger ganglios de una zona de la que podemos prescindir de ellos y los transportamos en la zona donde nos faltan debido a una cirugía oncológica. Si se hace bien, no hay ningún riesgo, porque el ganglios que sacamos son prescindibles. Aunque, que si se hace de una forma no adecuada, por profesionales sin experiencia, es cuando se puede provocar en la zona dando un linfedema secundario. Pero eso, ya no es una secuela de la cirugía reparadora sino, de una cirugía mal hecha.

Picam: ¿Qué porcentaje de éxito se obtiene con la aplicación de estas técnicas?

Dr. Masià: Cuando la técnica se hace bien hecho y en el momento adecuado, básicamente es una restitución, y se puede reparar casi el 100%. Y, dependiendo de cómo está afectado y el grado de esta afectación, se puede mejorar el linfedema entre un 50% a un 80%.

Picam: Esta técnica innovadora del tratamiento del linfedema se realiza sólo en el Hospital de la Santa Creu y Sant Pau o actualmente ya se práctica en otros centros?

Dr. Masià: A estas alturas, hemos realizado unos 300 casos y recientemente también se ha comenzado a hacer a otros centros hospitalarios como el Gregorio Marañón o La Paz en Madrid. Hay que tener en cuenta que se necesita, una experiencia importante de años de trabajo; un equipamiento tecnológico de microcirugía avanzado y un buen equipo de radiólogos que sepan hacer un estudio muy preciso.

De hecho estamos trabajando con el Ministerio de Sanidad Español para conseguir un CSUR en linfedema, es decir una Unidad de Referencia Nacional para el tratamiento del linfedema y que esto se traduzca en una mayor aportación económica con lo que podremos atender muchas más pacientes ofreciendo aún más calidad en nuestro servicio.

Para saber más:

https://secpre.org/pacientes/microcirugia/linfedema

La Reconstrucción Mamaria

Picam: ¿Cómo fue que introdujo la técnica DIEP en España y en sencillas palabras en qué consiste?

Dr. Masià: Conocí este concepto de cirugía cuando estaba en Inglaterra, al volver a España fue cuando empecé a implantarla en 1999.

Básicamente, consiste en aprovechar el exceso de piel y grasa que tenemos en la barriga, y sin separarlo hacer un pecho de forma natural; con palabras de la calle, aprovechar el “michelin” que sobra para hacer un pecho sin destrucción funcional y muscular.

 

Imagen3Imagen4

Imagen5

Imagen6

 

.

.

.

.

.

.

.

Picam: ¿Cuáles son, según usted los beneficios a nivel psicológico de la reconstrucción mamaria para la mujer, y qué cambios psicológicos observa en las mujeres antes y después de la reconstrucción?

Dr. Masià: Sin duda que la reconstrucción mamaria produce unos cambios beneficiosos en el estado anímico y la calidad de vida de la paciente, ya que una de las secuelas que deja el cáncer de mama es la pérdida total o la deformidad parcial del pecho, y como todos sabemos el pecho está relacionado con la feminidad, y muchos aspectos del ámbito emocional de la mujer como es la sexualidad.

Por lo tanto, una mujer que tiene amputada total o parcialmente el pecho, además de enfrentarse al cáncer de mama, ve con el tiempo afectada su autoestima. Y eso sí que lo vemos cada día: como una mujer es una antes de la operación y cómo cambia después de la reconstrucción.

De hecho, lo que a mí, personalmente, lo que más me llena de mi trabajo. No es el hecho de, tal vez, hacer el un pecho muy bonito, sino lo mucho que puede aportar este pequeño trabajo a una mujer, y eso es darle plenitud a su vida.

Picam: ¿Qué papel tiene la SECPRE (Asociación Española de Cirugía Plástica y Reparadora) de la que usted fue presidente entre el años 2011 y 2014. Y para afirmar, esta, que las pacientes no tienen suficiente información sobre esta temática?

Dr. Masià: Sí, fui presidente de la SECPRE, su función es la de intentar dar herramientas en los profesionales para la mejora de su trabajo.

En relación a que las pacientes no tienen suficiente información al respecto, es verdad. Ya que se empezó a hacer un estudio, para intentar saber que se estaba haciendo en muchos lugares de la geografía española, independientemente de si eran pequeños o grandes hospitales. Y, después de haber estudiado unos 1.500 sitios diferentes, aunque había un 30% de la población que ni siquiera recibía información de que se podían reconstruir el pecho.

Y, no me refiero a que esta información fuera dada de forma sesgada o incompleta sino que un 30% no había recibido ningún tipo información, por lo que pudiera ayudar a dar el primer paso para tomar una decisión sobre si hacerse o no , una reconstrucción.

Picam: Cree que las asociaciones de pacientes oncológicos y hematológicos pueden ayudar a la divulgación de las técnicas sobre la reconstrucción mamaria u otras técnicas de cirugía reparadora relacionadas con oncología? Habría, tal vez, un trabajo en red entre los profesionales y las entidades de pacientes?

Dr. Masià: Sin lugar a dudas, la tarea que hacen las entidades de pacientes es muy importante porque, a veces, un grupo de pacientes llega más allá y además población que los mismos médicos. La tarea que hacen de información y de apoyo es vital, llegando al sistema nacional de salud e impulsando acciones para su mejora. Por eso, siempre que puedo, dejo otras tareas e intento colaborar con las asociaciones.

Picam: Y, por último, actualmente se están utilizando técnicas para la reconstrucción mamaria como la de células madre. La investigación hacia dónde va? Puede que algún día sea mediante las impresoras 3D en las que actualmente se está investigando la creación de órganos para trasplantar con esta técnica?

Dr. Masià: Digamos que hay cosas increíbles como las que ha hablado. Como son el nuevo del diseño de órganos con las impresoras de tres dimensiones, las células madre, … pero todo esto, aunque son cosas muy incipientes que aparecen en las noticias, en la prensa y que están en una primera fase de investigación, y que tienen una aplicación clínica al cabo de cinco años o más.

El inmediato, es que la tecnología ayudar a poder estudiar y definir “lo que queremos”, que es, en vez de ir hacia la “ciencia de hechos consumados” ir hacia la “ciencia de la prevención” y que con las tres vertientes: tecnología, ciencia y prevención lo que sí haremos es hacer desaparecer el cáncer iniciando la prevención desde nuestras escuelas, y así mejorarán los resultados de los recursos.

Lo que está claro, y sí podemos afirmar, es que hoy en día, en el siglo XXI, en el 2017, ya no hay razón para que una paciente no tenga una buena calidad de vida, porque para el cáncer mama, sí tenemos las herramientas necesarias para poder ofrecer una mejora a todos.

 

Edita: Prevenció i Informació Càncer Molins

“Artículo propiedad de PICAM. Prohibida su reproducción, tanto de texto como de imagen, sin consentimiento de la Asociación Prevenció i Informació Càncer Molins “.